Casilda Delgado, Quiropráctico en Burgos

Me llamo Casilda Delgado, natural de Burgos. He pasado muchos años fuera formándome principalmente en el campo de la salud y ahora vuelvo con ilusión para abrir el primer Centro Quiropráctico en Burgos.

Casilda Delgado, Quiropráctico en Burgos
Casilda Delgado, Quiropráctico

Realicé mis estudios de Quiropráctica en el Barcelona College of Chiropractic, una escuela internacional y el Master en Quiropráctica por la Universidad Pompeu Fabra en Barcelona.

Pertenezco a la Asociación Española de Quiropráctica (AEQ), con el número 1417.

También soy Diplomada por la Universidad de Salamanca en Terapia Ocupacional y Trabajo Social, de lo que trabaje durante algunos años antes de formarme como Quiropráctica.

Además amplío mi formación constantemente con cursos enfocados a profundizar en el conocimiento del cuerpo, como el Postgrado de la Universidad de Burgos sobre Terapias Corporales, masajes y otros.


Por qué ejerzo como Quiropráctico en Burgos

Elegí estudiar Quiropráctica después de muchos años de estudios y aprendizaje. Conocí a un quiropráctico en un curso de masajes. Tenía una energía espectacular. Al principio pensé: «que raro parece esto…”. Fue quien me explicó por primera vez qué es la Quiropráctica y en que consistía.

Nos hicimos amigos, cada vez me llamaba más la atención esta profesión tan interesante y holística. Me creía mayor para volver a estudiar otra vez y ya mi tercera carrera. En esa época yo estaba trabajando en Burgos en mi propia consulta de masajes.  

Mi hermana  vino a Burgos  de vacaciones y estaba buscando un cambio de vida laboral, le presente a Marcelo Quiropráctico, que así se llama mi primer quiropráctico, y ella decidió estudiar quiropráctica. A los pocos meses me dijo que yo tenía que estudiar Quiropráctica porque era para mi y que me encantaría. Me animaron tanto ella como Marcelo a ir a un congreso quiropráctico, y salí de allí convencida de que era la profesión de mi vida. Englobaba todo lo que yo había estado buscando : Filosofía, Arte y Ciencia.

La quiropráctica me pareció la mejor forma de ayudar a mejorar la salud de las personas, mejorando el funcionamiento del sistema nervioso, y desde  la raíz de la causa de la mayoría de los problemas de salud.

Y así fue como a los 31 años de edad decidía embarcarme en la aventura de cumplir mis sueños y completar mi formación para poder ser una excelente profesional de la salud. Tengo que reconocer que ha sido un camino duro, son estudios muy exigentes y muy satisfactorio a la vez. Hoy estoy segura de que es lo mejor que he hecho en mi vida.

Me siento muy feliz de poder volver a Burgos y compartir mis conocimientos en Quiropráctica, ayudando a mejorar la salud de mucha gente querida.