623 150 253 | hola@quiropracticaburgos.es

¡Siguenos en nuestras redes!

¡Que Vivan las Mujeres y la Quiropráctica!

¡Que Vivan las Mujeres y la Quiropráctica!

Primero debemos tener claro que tu columna vertebral, los nervios y las hormonas: TODO ESTÁ UNIDO.

El cuidado de la mujer es algo muy importante para nosotras, y por eso nos encargamos de darte soporte sin importar en qué etapa estés. 

Recuerda: Los órganos sexuales femeninos, los ovarios, las trompas, el útero, el cuello uterino, etc…  TODO ESTÁ RELACIONADO. Por eso, es necesario que los nervios que conectan con ellos funcionen de la mejor manera.

Una forma de hacerlo es trabajando las subluxaciones de la columna vertebral.

Muchas pacientes que vienen a la consulta han logrado tener cambios en su cuerpo,  en sus menstruaciones, en su fertilidad y hasta en la etapa de la menopausia, el cambio les ha ayudado a tener mejor calidad de vida y mejorar su bienestar.

Hoy te contamos la experiencia de Lourdes, ella es profesora de canto. 

Deseaba volver a caminar sin dolor porque la parte baja de su espalda le molestaba, su pierna izquierda le impedía andar y además solía tener mareos a la hora de moverse, actualmente y acudiendo al cuidado quiropráctico de forma regular, ha notado muchos cambios y se siente muchísimo mejor.

Ella como mismamente dice en la foto nos comenta que se siente afortunada de habernos conocido. y nosotras nos sentimos afortunadas de que su CUERPO funcione de la mejor forma.

GRACIAS LOURDES

¡Que Vivan las Mujeres y la Quiropráctica!
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Iris Méndez

Desde que me ajusto mi cuerpo funciona de otra manera.

Empecé el cuidado quiropráctico a la par de mi trabajo. Solía tener molestias lumbares y piernas, y por si fuera poco llegué a considerarlas normales en mi día a día. Cuando inicié el cuidado quiropráctico pensé que era algo diferente, viví sensaciones que no había experimentado y comencé a ser más consciente de mis posturas y también a dejar de dormir boca abajo.

A medida que pasaba el tiempo vi como mi cuerpo empezaba a funcionar mejor, mis dolencias iban poco a poco disminuyendo y entendí la importancia del tiempo y la repetición en los procesos del cuerpo. Dicho esto, quiero contarte que hago en la consulta. Principalmente, te acompañare en la recepción y atendiendo el teléfono o e-mail para tus citas,  escucharé aquella información que necesites compartir sobre tu cuerpo y tus hábitos y por supuesto te acompañaré durante el cuidado.

También me encargo de que la página web que lees y las redes sociales que visitas estén siempre con la mejor información para ti.

¡Estoy encantada de compartir esta filosofía contigo!