623 150 253 | hola@quiropracticaburgos.es

¡Siguenos en nuestras redes!

Niños y Quiropráctica

Niños y Quiropráctica

Acudir al quiropráctico siendo niños es vital, porque muchos de los problemas que afectan a los adultos, han tenido sus inicios en la niñez, por lo que la niñez es un tiempo de descubrimientos, diversión y libertad, es una etapa de desarrollo, en donde no deberíamos pasar por alto el impacto que pueden tener los constantes esfuerzos y caídas.

La quiropráctica ayuda en la niñez a que los cuerpos se ajusten al crecimiento, a sus nuevas formas, a sus tamaños, que estén siempre conectado su cerebro con su cuerpo, que sepan gestionar el estrés desde pequeños  y estén  listos para la madurez.

Si tu hijo está en esta etapa, el cuidado quiropráctico puede beneficiarle mucho, mejorando el sueño, su comportamiento y actitud, su sistema inmune, su relajación, su coordinación y recuperarse mucho más rápido ante cualquier enfermedad existente.

Experimenta el cuidado quiropráctico.

¡Pide una cita en Quiropráctica Burgos para tu primera sesión y vive con tu hijo la experiencia!

¡Cuida tu Sistema Nervioso, cambia tu vida!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Iris Méndez

Desde que me ajusto mi cuerpo funciona de otra manera.

Empecé el cuidado quiropráctico a la par de mi trabajo. Solía tener molestias lumbares y piernas, y por si fuera poco llegué a considerarlas normales en mi día a día. Cuando inicié el cuidado quiropráctico pensé que era algo diferente, viví sensaciones que no había experimentado y comencé a ser más consciente de mis posturas y también a dejar de dormir boca abajo.

A medida que pasaba el tiempo vi como mi cuerpo empezaba a funcionar mejor, mis dolencias iban poco a poco disminuyendo y entendí la importancia del tiempo y la repetición en los procesos del cuerpo. Dicho esto, quiero contarte que hago en la consulta. Principalmente, te acompañare en la recepción y atendiendo el teléfono o e-mail para tus citas,  escucharé aquella información que necesites compartir sobre tu cuerpo y tus hábitos y por supuesto te acompañaré durante el cuidado.

También me encargo de que la página web que lees y las redes sociales que visitas estén siempre con la mejor información para ti.

¡Estoy encantada de compartir esta filosofía contigo!