623 150 253 | hola@quiropracticaburgos.es | Calle Villalón 1 Bajo.

¡Siguenos en nuestras redes!

¿Qué tan bueno es ir a un quiropráctico?

Ir a un quiropráctico puede ser muy bueno para tu bienestar y hoy vamos a contarte 5 de los beneficios que puedes obtener si acudes de forma regular al quiropráctico.

  • Mejor postura: La quiropráctica corrige subluxaciones vertebrales causadas por las malas posturas prolongadas en el tiempo, un cuidado quiropráctico regular podría ayudarte a tener una mejor alineación de la columna y una postura más adecuada.
  • Prevenir  contracturas musculares: Los ajustes quiroprácticos pueden ayudar a reducir la incidencia de contracturas musculares, comúnmente asociadas a malas posturas y uso excesivo de dispositivos móviles y ordenadores, entre otros.
  • Mejorar tu rendimiento físico: Los ajustes pueden ayudar con la resistencia de tu cuerpo y tu musculatura, te pueden dar más energía, más ganas de entrenar e incluso si lo mantienes de forma regular ayudarte a  prevenir lesiones.
  • Reducción del estrés: La quiropráctica puede aliviar la tensión asociada con el estrés, los ajustes quiroprácticos también se centran en el cuidado del sistema nervioso.
  • Te ayuda a mejorar la calidad de vida, si te mueves mejor, duermes mejor, tienes mejor postura y puedes gestionar mejor el día a día, desde luego  será beneficioso para el funcionamiento de tu cuerpo

La quiropráctica te ayuda a potenciar tu funcionamiento y prevenir problemas en un futuro.

Recuerda, el cuidado quiropractico puede ser tu gran aliado en la prevención.

Comparte esta publicación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones recientes

Iris Méndez

Desde que me ajusto mi cuerpo funciona de otra manera.

Empecé el cuidado quiropráctico a la par de mi trabajo. Solía tener molestias lumbares y piernas, y por si fuera poco llegué a considerarlas normales en mi día a día. Cuando inicié el cuidado quiropráctico pensé que era algo diferente, viví sensaciones que no había experimentado y comencé a ser más consciente de mis posturas y también a dejar de dormir boca abajo.

A medida que pasaba el tiempo vi como mi cuerpo empezaba a funcionar mejor, mis dolencias iban poco a poco disminuyendo y entendí la importancia del tiempo y la repetición en los procesos del cuerpo. Dicho esto, quiero contarte que hago en la consulta. Principalmente, te acompañare en la recepción y atendiendo el teléfono o e-mail para tus citas,  escucharé aquella información que necesites compartir sobre tu cuerpo y tus hábitos y por supuesto te acompañaré durante el cuidado.

También me encargo de que la página web que lees y las redes sociales que visitas estén siempre con la mejor información para ti.

¡Estoy encantada de compartir esta filosofía contigo!