623 150 253 | hola@quiropracticaburgos.es

¡Siguenos en nuestras redes!

Quiropráctico dolor espalda

Quiropráctico para la espalda

A lo largo de nuestra vida todos sentimos molestias en nuestro cuerpo en algún momento. Y la espalda es una de esas zonas en las que con mayor frecuencia se dan estas molestias.

Se pueden producir por muy diversos motivos, y es importante localizar su origen para poder atenuarlo.

El cuidado quiropráctico regular ayuda a aliviar las molestias de espalda. Pero no solo eso, sino que se puede recurrir a la quiropráctica para que el cuerpo funcione mejor, y con ello, prevenir dichas molestias.

Hay varios motivos por los que tu columna vertebral se puede desajustar. Y con la atención quiropráctica lo que se consigue es aliviar y reducir la incomodidad que esto produce. Gracias a ello, además, como el cuerpo tiene una mayor movilidad y hay un incremento de la fuerza muscular, tu calidad de vida mejora.

 

¿Masaje quiropráctico para la espalda?

¿Cómo es el cuidado quiropráctico para el dolor de espalda? Se realizan ajustes muy concretos en la zona de la columna en la que hay subluxaciones (bloqueos de la vértebra), para restablecer el movimiento.

La quiropráctica no hace masajes, hace ajustes vertebrales. Estos ajustes se realizan con las manos, que consisten en ejercer de forma controlada y rápida una ligera presión con las manos para colocar las articulaciones. El resultado es que la columna queda alineada y vuelve a tomar su posición correcta.

A través de los ajustes vertebrales se eliminan las interferencias en los nervios y el cuerpo se recupera. Y cada ajuste se adapta a las necesidades de cada persona.

 

Tipos de dolor de espalda

Cada quien puede presentar un tipo de dolor en la espalda. A veces, se originan como consecuencia de malas posturas. De hecho, en muchas ocasiones se deben a este mal hábito.

Es el caso de aquellas personas que pasan muchas horas sentadas delante de un ordenador en una posición inadecuada, sentadas con su teléfono móvil, o trabajando sin cuidar su postura. También influye el no hacer ejercicio físico con regularidad, así como las épocas en las que el estrés incrementa.

Las molestias y el dolor de espalda pueden comenzar desde el cuello o zona cervical, ir hacia la espalda o zona dorsal, y terminar en la zona lumbar o a la que también llamamos espalda baja. Y lo que ocurre es que la columna se desajusta, se curva y pierde su forma natural, lo que da lugar a alteraciones e interferencias que hacen que el cuerpo no funcione de manera correcta.

Con el cuidado quiropráctico se ajusta la columna y el sistema nervioso, para recuperar la postura correcta y el buen funcionamiento del cuerpo, y con ello, el bienestar.

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Iris Méndez

Desde que me ajusto mi cuerpo funciona de otra manera.

Empecé el cuidado quiropráctico a la par de mi trabajo. Solía tener molestias lumbares y piernas, y por si fuera poco llegué a considerarlas normales en mi día a día. Cuando inicié el cuidado quiropráctico pensé que era algo diferente, viví sensaciones que no había experimentado y comencé a ser más consciente de mis posturas y también a dejar de dormir boca abajo.

A medida que pasaba el tiempo vi como mi cuerpo empezaba a funcionar mejor, mis dolencias iban poco a poco disminuyendo y entendí la importancia del tiempo y la repetición en los procesos del cuerpo. Dicho esto, quiero contarte que hago en la consulta. Principalmente, te acompañare en la recepción y atendiendo el teléfono o e-mail para tus citas,  escucharé aquella información que necesites compartir sobre tu cuerpo y tus hábitos y por supuesto te acompañaré durante el cuidado.

También me encargo de que la página web que lees y las redes sociales que visitas estén siempre con la mejor información para ti.

¡Estoy encantada de compartir esta filosofía contigo!