623 150 253 | hola@quiropracticaburgos.es

¡Siguenos en nuestras redes!

Quiropráctico jóvenes Burgos

Sentirse mejor y mantener la columna sana es crucial en todas las etapas de la vida

En el caso de la adolescencia, es clave que los jóvenes se cuiden y sigan tomando consciencia de la importancia de una postura correcta y unos buenos hábitos de vida.
Quiropráctico jóvenes Burgos

Muchos jóvenes tienen estrés por sus estudios y malestar corporal por el hecho de que están en una época de grandes cambios físicos y emocionales. Y por ello pueden aparecer subluxaciones que haya que eliminar. Porque al hacerlo, se eliminarán las interferencias entre su columna y su sistema nervioso. Y su cuerpo tendrá un mejor funcionamiento.

El cuidado quiropráctico proporciona un mayor bienestar físico y mental. Cuando nos sentimos bien somos capaces de confrontar mejor los retos que se nos presentan a diario. Y en el caso de los jóvenes son bastantes.

Junto con una rutina de ejercicios, una buena alimentación y la visita al quiropráctico mejorará su calidad de vida. Además, les permite tomar consciencia de lo importante que es mantener una postura adecuada mientras juegan al ordenador, mientras estudian, estando en clase, al dormir, etc. Esto evitará que en el futuro puedan aparecer problemas de espalda.

Y otra de las ventajas es que la quiropráctica les ayuda a prepararse para sus épocas de exámenes y pruebas físicas en el caso de jóvenes deportistas. Al sentir que su cuerpo no está bloqueado, que sus órganos y sus tejidos y su columna funcionan bien. Que no tienen molestias y que está en equilibrio, pueden poner toda su concentración en estudiar y superar pruebas.

Porque cuando nos sentimos bien, somos capaces de todo. Pide cita y realizaremos una revisión completa para un cuidado adaptado a sus necesidades.

Quiropráctico jóvenes en Burgos

Si tienes alguna duda sobre la quiropráctica para jóvenes no dudes en contactar con Quiropráctica Burgos para resolverlas

Iris Méndez

Desde que me ajusto mi cuerpo funciona de otra manera.

Empecé el cuidado quiropráctico a la par de mi trabajo. Solía tener molestias lumbares y piernas, y por si fuera poco llegué a considerarlas normales en mi día a día. Cuando inicié el cuidado quiropráctico pensé que era algo diferente, viví sensaciones que no había experimentado y comencé a ser más consciente de mis posturas y también a dejar de dormir boca abajo.

A medida que pasaba el tiempo vi como mi cuerpo empezaba a funcionar mejor, mis dolencias iban poco a poco disminuyendo y entendí la importancia del tiempo y la repetición en los procesos del cuerpo. Dicho esto, quiero contarte que hago en la consulta. Principalmente, te acompañare en la recepción y atendiendo el teléfono o e-mail para tus citas,  escucharé aquella información que necesites compartir sobre tu cuerpo y tus hábitos y por supuesto te acompañaré durante el cuidado.

También me encargo de que la página web que lees y las redes sociales que visitas estén siempre con la mejor información para ti.

¡Estoy encantada de compartir esta filosofía contigo!