623 150 253 | hola@quiropracticaburgos.es

¡Siguenos en nuestras redes!

Quiropráctico mayores Burgos

En nuestro centro quiropráctico ofrecemos atención personalizada

Y adaptada a cada persona
Quiropráctico mayores Burgos

En las edades más avanzadas es cuando sentimos nuestro cuerpo más vulnerable. Y somos más susceptibles a los cambios físicos y emocionales. Para que la calidad de vida mejore influyen muchos factores, entre ellos la alimentación, el mantener cuerpo y mente activos, y tener una columna sana. En el caso de este último aspecto, pueden aparecer subluxaciones que no nos permitan disfrutar del bienestar que deseamos.

Estas subluxaciones son interferencias entre la columna y el sistema nervioso. Y el cuidado quiropráctico las elimina consiguiendo que te sientas mejor. Con más vitalidad, menos estrés y menos tensiones, y puedas afrontar más feliz tu día a día.

Ofrecemos un cuidado a medida para cada persona, de manera que mejore la conexión entre tu cuerpo y tu cerebro. Y con ello que todas las funciones de tu cuerpo se realicen correctamente.

Cuidamos de ti

Algunos de los beneficios de la quiropráctica para personas mayores es que logran dormir mejor y tener más energía. Incluso notan cómo su sistema digestivo mejora, tienen más movilidad, menos tensión, mayor equilibrio y una mejor coordinación de todo su cuerpo. Y gracias a esto, también se reducen las posibilidades de sufrir caídas y se reducen las probabilidades de padecer ciertas patologías.

Sentir vitalidad y bienestar a lo largo de toda nuestra vida es crucial. Y a medida que nos hacemos más mayores, necesitamos seguir cuidando y controlando nuestro cuerpo. Así como escuchar sus necesidades con mayor atención.

Quiropráctica mayores Burgos

Queremos ayudarte a sentirte mejor. Pide cita con nuestros quiroprácticos.

Iris Méndez

Desde que me ajusto mi cuerpo funciona de otra manera.

Empecé el cuidado quiropráctico a la par de mi trabajo. Solía tener molestias lumbares y piernas, y por si fuera poco llegué a considerarlas normales en mi día a día. Cuando inicié el cuidado quiropráctico pensé que era algo diferente, viví sensaciones que no había experimentado y comencé a ser más consciente de mis posturas y también a dejar de dormir boca abajo.

A medida que pasaba el tiempo vi como mi cuerpo empezaba a funcionar mejor, mis dolencias iban poco a poco disminuyendo y entendí la importancia del tiempo y la repetición en los procesos del cuerpo. Dicho esto, quiero contarte que hago en la consulta. Principalmente, te acompañare en la recepción y atendiendo el teléfono o e-mail para tus citas,  escucharé aquella información que necesites compartir sobre tu cuerpo y tus hábitos y por supuesto te acompañaré durante el cuidado.

También me encargo de que la página web que lees y las redes sociales que visitas estén siempre con la mejor información para ti.

¡Estoy encantada de compartir esta filosofía contigo!