623 150 253 | hola@quiropracticaburgos.es

¡Siguenos en nuestras redes!

Quiropráctica en mayores

Seguir el Cuidado Quiropráctico es una sabia elección

¡Claro que es una sabia elección!

Cuando el cuerpo aguante por sí mismo durante más tiempo los ajustes, se tratará de ir espaciando la frecuencia, con el fin de continuar con la FASE DEL BIENESTAR.

En esta fase, la importancia ya no radicará en la corrección de las vértebras subluxadas, sino en la prevención de que vuelvan a subluxarse.

«Mejor prevenir que lamentar»

Somos consientes de que si un cuerpo funciona mejor (sin subluxaciones) puede que muchas cosas que no nos dejan estar al 100 por 100 disminuyan o desaparezcan.

De todos modos, recuerda: hacer que los síntomas disminuyan o desaparezcan no es NUESTRA META, Y ESTO HAY QUE TENERLO MUY PRESENTE. Eso sería lo mismo que comparar un ajuste quiropráctico a tomarse un medicamento en un momento concreto, puede que exista un alivio momentáneo del síntoma, y que aun así no se produzca el efecto duradero, ni mucho menos.

NUESTRA META SIEMPRE SERÁ: Eliminar subluxaciones para que tu cuerpo tenga mejor conexión y pueda adaptarse a cualquier situación en todo momento.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Iris Méndez

Desde que me ajusto mi cuerpo funciona de otra manera.

Empecé el cuidado quiropráctico a la par de mi trabajo. Solía tener molestias lumbares y piernas, y por si fuera poco llegué a considerarlas normales en mi día a día. Cuando inicié el cuidado quiropráctico pensé que era algo diferente, viví sensaciones que no había experimentado y comencé a ser más consciente de mis posturas y también a dejar de dormir boca abajo.

A medida que pasaba el tiempo vi como mi cuerpo empezaba a funcionar mejor, mis dolencias iban poco a poco disminuyendo y entendí la importancia del tiempo y la repetición en los procesos del cuerpo. Dicho esto, quiero contarte que hago en la consulta. Principalmente, te acompañare en la recepción y atendiendo el teléfono o e-mail para tus citas,  escucharé aquella información que necesites compartir sobre tu cuerpo y tus hábitos y por supuesto te acompañaré durante el cuidado.

También me encargo de que la página web que lees y las redes sociales que visitas estén siempre con la mejor información para ti.

¡Estoy encantada de compartir esta filosofía contigo!